fbpx Saltar al contenido

Una pitbull y un chihuahua adoptados juntos porque no se podían separar

Para los perros callejeros la vida en la vía pública suele ser muy ruda. Deben estar cada día intentando sobrevivir y buscando alimento o agua. Para así luchar contra la desnutrición y la deshidratación. Es por eso que existen organizaciones que se dedican diariamente a recoger a estos perritos y rescatarlos. Después de que los saquen de las calles, los llevan a refugios en donde les brindan atención veterinaria, los alimentan y  luego les consiguen una familia permanente.

Muchos de estos perritos se alegran cuando llega ese ansiado día en donde puedan conocer sus hogares nuevos. Sin embargo, algo distinto ocurrió con una perrita pitbull y su mejor amigo chihuahua. Según informaron, se trata de Merril y Taco, dos perritos inseparables que llegaron hasta el refugio de Rocket Dog Rescue, en San Francisco, Estados Unidos. Después de haber sido abandonados por sus antiguos dueños. Los voluntarios creyeron que entregándoles un hogar propio a cada uno de ellos podrían mejorar su calidad de vida. Pero se dieron cuenta de que no se podían separar.

Cuando Merrill, de 3 años de edad, fue adoptada y se dio cuenta de que se iría sin su amigo Teco, se negó a moverse de su jaula y se puso a llorar. Lo mismo pasó con Taco, quien se puso muy nervioso horas después de que lo adoptaran. El trámite se tuvo que cancelar, por el bien de los perritos y también de sus nuevos dueños. Ahí fue que los trabajadores del recinto entendieron que debían darle el mismo hogar a los dos perritos. Ya que no podían vivir sin el otro. «Estos dos se aman más que todo, más que cualquier otra pareja que se haya visto en el refugio. Lloran cuando se separan», explicaron desde la institución.

Por suerte para ellos, un postulante estuvo dispuesto a abrir su casa para los dos perritos. Con la ayuda de la red social de Facebook los dos pudieron conseguir un hogar en donde estuvieran a prueba durante 2 semanas, las que resultaron exitosas. «Simplemente nos hicieron saber que les gustaría firmar papeles y hacerlo oficial. Han encontrado su hogar para siempre juntos», confirmaron desde la organización. Ahora Merrill y Taco viven sus vidas de excelente manera junto a sus nuevos dueños, que los miman y los cuidan. «Merrill y Taco están muy bien en su hogar permanente. Disfrutan pasar el rato junto al fuego y acurrucarse después de un día largo y lleno de diversión», cerraron los voluntarios del refugio.

Comparta con sus amigos y familiares esta historia tan bonita de unión entre animales. Para que vean el vínculo que pueden llegar a tener estos animalitos con otros animales y con las personas.