fbpx Saltar al contenido

Motociclista cayó por esquivar a una perrita y se ganó su cariño

A nadie le gusta pasar malos momentos, lo cual es entendible. Pero es muy interesante cuando algo bonito ocurre en un momento tan malo. Como si fuese una especie de luz que nos mostrara que no todo puede ir tan mal. Eso es algo que le consta a Leidiane Oliveira después de que sufriera un accidente en el municipio de Jaboatão dos Guararapes, en Brasil. Donde su mejor apoyo fue la perrita que esquivó mientras manejaba su motocicleta.

Todo ocurrió en una mañana normal después de haber terminado su trabajo como guardia de seguridad para dirigirse a su segundo empleo en el juzgado de Violencia Doméstica y Familiar contra la Mujer, donde es recepcionista. Aunque la pista quedó resbaladiza después de las lluvias, y tuvo que tener mucho cuidado para evitar accidentes. No esperaba encontrarse con una perrita en medio del camino y la esquivó para no hacerle daño, mucho menos sufriera lo peor. Leidiane cayó y los bomberos fueron en su ayuda. Si bien fue un momento duro, Leidiane no culpó al animal de lo que le ocurrió.

«Me hubiera caído de todos modos, porque frené la motocicleta muy bruscamente. No había nada que hacer. El suelo estaba muy mojado por la lluvia y la moto se deslizó. Quería moverme par ano pegarle», explicó la mujer. Aunque lo que más llamó la atención de los Bomberos de Pernambuco fue la perrita. Porque se acercó a la víctima para quedarse a su lado, como si estuviera arrepentida y comprendiera a la perfección de lo que había pasado. El voluntario Emanuel Oliveira lleva más de 10 años al servicio de la comunidad y aseguró en un vídeo que nunca había visto un gesta así.

«Cuando caí, ella se acercó a mí y comenzó a lamerme. Entonces, me sacaron del medio de la calle y me pusieron al lado de una farmacia, en una vereda. Ella se quedó conmigo todo el tiempo», detalló Leidiane. Además aseguró que la perrita la siguió hasta la ambulancia y trató de subir para acompañarla. Por suerte, la mujer no sufrió lesiones graves. Porque llevaba la chaqueta de su uniforme de trabajo y cayó de cara. Leidiane ha reposado en su casa y planea volver al lugar de los hecho para adoptar a la compañera incondicional y convertirla en la amiga de Amora, su adorable perrita de 2 años de edad. «Si la encuentro, la traigo para que sea la hermanita de mi hija», comentó.

Para Leidiane esta historia no ha terminado y no se rendirá hasta encontrarla. Así mismo, a la perrita le alegraría ver que la mujer a la que acompañó se encuentra bien y que quiere darle un sitio en su hogar y en su corazón.

Comparta con sus amigos y familiares esta historia que por suerte no acabó mal. Para que vean que las personas que tienen un amor por los animales están dispuestas a sufrir ellos mismos con tal de no hacerles daños. Siempre hay que ayudar a estos perritos que están extraviados en las carreteras. Para que no tengan un resultado terrible.