fbpx Saltar al contenido

Donan una piscina a un perrito pero él prefiere meterse en una cubeta

Para esta época en que el hemisferio norte está entrando en el verano y las temperaturas comienzan a subir cada vez más. El calor no lo sufren solo los humanos, sino que también los animales domésticos, como perros y gatos. Y para eso los dueños recurren a distintas cosas para que sus mascotas estén lo más cómodas posibles. Tal como lo hicieron los voluntarios de un refugio de animales, Austin Animal Center, en Estados Unidos.

Según informaron, las temperaturas estaban subiendo demasiado y había varias olas de calor inusuales en la zona en donde se encontraba el refugio. Fue así que los trabajadores del recinto se dieron cuenta de que cada vez que llenaban los cubos de agua y los llevaban hasta los patios de juego y las perreras para hacer aseo. Había algunos perritos que se acercaban a ellas. Pero había uno en especial que era mucho más travieso que los demás. Se trata de Centaur, quien miraba los cubos y veía un lugar para refrescarse. Así que simplemente saltaba y se metía dentro del agua como podía.

Uno de los trabajadores le tomó una fotografía que se hizo viral. El perrito se metió dentro de una cubeta que claramente era mucho más pequeña que su cuerpo. «Centaur siempre hace tonterías. Es inteligente y tiene mucha energía. Por lo que está empezando a tener problemas en el refugio cuanto más tiempo está aquí. Le encanta jugar a buscar cosas y una vez que saca su energía le hacemos mimos», comentó la gerente de comunicaciones del recinto, Kelsey Cler. La foto se hizo tan viral en las redes sociales que muchos usuarios comenzaron a crear una campaña para juntar fondos y donarle una piscina de perritos a Centaur.

Los trabajadores estaban contentos por esta posibilidad. Ya que pensaban que las travesuras de Centaur iban a disminuir ya que tendría más espacio para chapotear  jugar. Sin embargo, se equivocaron rotundamente. A pesar de que el perrito de 4 años se baña en la piscina, no olvidó a sus queridos baldes. «Cuando publicamos a Centaur hace unas semanas algunos de ustedes sugirieron que le consiguiéramos una piscina. Bueno, resulta que Centaur es un travieso», comentaron en las redes sociales sus cuidadores.

Aunque tenga una piscina, Centaur sigue prefiriendo meterse en los baldes, en los que, claramente, su cuerpo no cabe. Para los voluntarios del refugio esta puede ser una manera muy exitosa de conseguir que la gente se enamore de Centaur y pueda por fin conseguir un hogar para siempre. Ya que ya lleva varios años esperando la oportunidad de que una familia lo pueda acoger. «Está buscando una familia activa que lo lleve a vivir aventuras. Puede que sea demasiado para los niños pequeños solo por su nivel de energía y su vitalidad», concluyeron los cuidadores.

Comparta con sus amigos y familiares esta divertida imagen de Centaur jugando en una cubeta de agua. Para que vean lo adorable que es y lo juguetones que pueden a llegar a ser los perros.